octubre 18, 2021

TU HONDURAS BONITA

Lo que buscas

Investigadores de la Universidad de Toronto y la MITACS diseñaron Ludwig, un robot cariñoso que ayuda a enfermos de Alzheimer

Ludwig es un robot con aspecto de niño, dotado de Inteligencia Artificial, pero con una tarea adulta: servir de apoyo a enfermos de Alzheimer. Sus padres son investigadores de la Universidad de Toronto y la MITACS, una organización sin ánimo de lucro. Ludwig se presentó en la residencia de ancianos Kenton Place, situada en la ciudad canadiense de North York.

El aspecto de este robot semeja al de un niño, tiene el pelo castaño y despeinado, y una voz aguda que interactúa con los mayores. Además, su rostro es capaz de reflejar emociones a medida que habla con los pacientes con demencia atendiendo a sus respuestas. Basándose en las respuestas informa a los cuidadores sobre la situación en la que se encuentran los ancianos.

Según Isaac Weinroth, director ejecutivo de Kenton Place, Ludwig es «tan bueno que es capaz de detectar cambios sutiles en la expresión y patrones vocales». Esta es una de sus grandezas, puesto que es capaz de percibir la omisión de verbos en una frase, el intervalo de tiempo entre una palabra y otra, o frases inconexas.

La tecnología de Ludwig

Ludwig tiene tres aparatos que graban audio y video de las conversaciones, micrófonos en los oídos, una cámara en sus ojos, un sensor incorporado en sus pies y una pequeña pantalla en el torso. Asimismo, es capaz de seguir el movimiento de la mirada del paciente, su movimiento corporal, entonación y elección de las palabras. Si detecta un cambio extraño o que el paciente ha dejado de hablar hace su evaluación congnitiva. Su objetivo es ser también un alivio para el cuidador.

Ludwig, por el momento, habla francés e inglés. Frank Rudzicz, un científico y profesor de informática asistente en la Universidad de Toronto defiende la utilidad de robots en centros sanitarios. Algunas empresas han utilizado robots para interactuar con niños con autismo, pero ninguno hasta la fecha es tan avanzado como Ludwig destinado a adultos con demencia.

Florencia Sherman es una de las residentes de Kenton, de 86 años, que ha mantenido una conversación animada con Ludwig, según los cuidadores. La mujer se mostraba atenta a la voz del robot y respondía a preguntas sencillas que Ludwig le hacía. Su hijo lo calificó como una herramienta «maravillosa», según recoge CBC News.

El equipo de investigación de la Universidad de Toronto ha dicho que Ludwig todavía debe ser mejorado en algunos aspectos para ser más funcional. Su prueba de fuego será en la residencia de ancianos Kenton Place. Allí estará durante un mes en el salón de juegos.

Los investigadores esperan mejorar el modo autónomo de Ludwig para que pueda transcribir en texto las conversaciones que graba. Si los resultados con la residencia de ancianos canadiense son positivos, el robot se exportará a otros centros sanitarios.

[gallery]]]>